Padre Alberto: No fallé en el amor, fallé en el cumplimiento de una norma eclesiástica

Padre Alberto

El padre Alberto Cutié y su esposa Ruhama Canelli, en el programa Intimo, con Alberto Sardiñas.

- Univision.com

Nunca quisimos causar escándalo

MIAMI - Tres años atrás una fotografía que mostraba en relación amorosa al sacerdote Alberto Cutié, con la que hoy es su esposa Ruhama Canellis, causó un escándalo mediático que conmocionó a la Iglesia católica, a la comunidad nacional y a todos sus admiradores, dentro y fuera de los Estados Unidos.

A pesar de todo, la vida continuó para ellos, y el religioso siempre ha mantenido una existencia plena dedicada a Dios, a su esposa y también a su pequeña hija.

Pero en una entrevista exclusiva con Alberto Sardiñas, para el programa Intimo, el padre Alberto volvió sobre aquellos hechos a propósito de su reciente libro “Dilema: La lucha de un sacerdote entre su fe y el amor”.

El ahora clérigo de la Iglesia episcopal confesó que no se siente arrepentido de sus acciones, sino de cómo se dieron a conocer los hechos. “Ni mi esposa ni yo, nunca quisimos causar escándalo, o llamar la atención”.

Yo sería incapaz de planificar una cosa así”, enfatizó Cutié, quien además explicó que esa fue la razón del título de su libro. “Es como un dilema que uno vive. Es una tensión interior de dos cosas muy buenas: el amor a Dios y el amor a una mujer”.

Cutié además reveló sus frustraciones de la institución a la que dedicaba sus mayores, de la imposición del celibato. “Uno mira alrededor y dice: y por qué yo no puedo tener a alguien con quien compartir la vida y amar”.

Yo no creo que yo fallé en el amor. Yo fallé en el cumplimiento de una norma eclesiástica”, aseguró el padre Alberto.

Según el primer sacerdote en ser conductor de programas diarios en la televisión secular y a nivel continental, décadas atrás en los seminarios el tema de la sexualidad era muy poco tratado. “Yo estoy convencido que todo hombre que entra en el seminario tiene un llamado de Dios a ser sacerdote, pero no todos tienen el llamado al celibato”, destacó.

En espera de otro nuevo miembro para la familia Cutié, el padre Alberto también se refirió al hecho de explicarles algún día a sus hijos la historia sobre su encuentro con Ruhama, algo que para él solo puede ser hecho sobre las bases de la verdad y el amor.

 “Nuestros hijos van a crecer en un ambiente, donde es normal que un sacerdote esté con su esposa. El sacerdote es un ser humano. Es un hombre de Dios y también un hombre de familia”, apuntó Cutié.

Por otro lado, Ruhama Canellis, quien junto a Cutié también asistió a la entrevista con Alberto Sardiñas, recordó aquellos tormentosos sucesos y de cómo, a pesar de haberse preparado mentalmente para lo que vendría, tuvieron que enfrentar aquellos momentos.

Nunca nos imaginamos que iba a salir de esa manera, señaló Canellis. Fue muy difícil porque la gente nos juzgó de una manera tan dura, y así como el árbol caído todo el mundo quiso hacer leña”.

Después de todo este tiempo, la gran lección para el padre Alberto es reafirmar que los amigos verdaderos son pocos, que únicamente Dios es fiel y afirmó que nunca ha cambiado, ni cambiará de religión, porque él es parte de una sola Iglesia que es santa, católica y apostólica.